Pueblos

MAO: es el centro administrativo de Menorca desde que los británicos así lo establecieron en el siglo XVII. Todavía conserva un aire colonial debido a la huella que dejó la dominación británica. De la ciudad no hay que perderse el Ayuntamiento, de fachada neoclásica; la iglesia de Santa Maria, de gótico tardío y que acoge un monumental órgano del año 1.810 de cuatro teclados y 3.210 tubos; el Pont de Sant Roc, el único resto que queda de la muralla medieval; la iglesia de Sant Francesc y la del Carme y el Teatro Principal (del 1.829)

ES CASTELL: es la población más oriental de España. Esta villa nació al amparo del Castillo de San Felipe, una fortaleza del siglo XVI construida para defender la isla de los ataques de la escuadra turca. Su actual ubicación fue decidida durante la segunda dominación británica y la villa fue bautizada con el nombre de Georgetown; después pasó a denominarse Villacarlos y actualmente Es Castell (el castillo). Del casco urbano destaca su plaza central, donde dos antiguos cuarteles militares rodean el edificio del Ayuntamiento. También merece ser visitada la iglesia de El Roser, Cales Fons, Cala Corb, el Castillo de San Felipe y en la Cala Sant Esteve el Fuerte de Marlborough

SANT LLUIS: se diferencia del resto de la isla por su fundación francesa, en el siglo XVIII. Destacan los antiguos molinos de viento, uno de ellos convertido en museo etnológico con sus aspas y su antigua maquinaria reconstruida con piezas originales. Circundando a la población, se encuentran todavía algunos de los antiguos caseríos, hoy convertidos en zona residencial. Sant Lluís tiene un litoral eminentemente turístico, dónde se alternan playas y modernas urbanizaciones: S’Algar, Alcaufar, Punta Prima, Binisafúller y el original Pueblo de Pescadores en Binibeca Vell

ALAIOR: es un importante centro industrial y artesanal de productos lácteos y de producción de calzado. De su cuidado casco antiguo, destacan la iglesia de Santa Eulália (de estilo barroco), la iglesia de San Diego (siglo XVII) que conserva un antiguo claustro conocido como “Pati de Sa Lluna” y Can Salort (siglo XVIII)

ES MERCADAL: situado en pleno corazón de la isla, cobijado por Monte Toro, fue fundado en el siglo XIV por colonos catalanes. Tiene una merecida fama gastronómica, tanto por lo que se refiere a la elaboración de platos típicos de la isla como por productos de repostería. En esta población encontraremos la iglesia parroquial dedicada a Sant Martí, un espectacular aljibe construido en el siglo XVIII; y en la cima de Monte Toro, un inmejorable mirador desde donde se divisa buena parte de la isla

FORNELLS: se asienta a orillas de un espectacular puerto natural, ideal para la práctica de deportes náuticos. Antiguo pueblo de pescadores, se ha hecho famoso por la captura y posterior elaboración culinaria de langosta. La pequeña iglesia parroquial data de 1650 y en la bocana del puerto se levanta una torre defensiva del siglo XVIII

ES MIGJORN GRAN: es una pequeña población con todo el gusto de la Menorca tradicional. Recorrer sus calles, de blanquísimas casas, es sumergirse en un mar de tranquilidad, donde parece que el tiempo se ha detenido. Su origen hay que buscarlo durante la segunda dominación británica y las primeras edificaciones se agruparon en torno a una iglesia, levantada bajo la advocación de San Cristóbal.

FERRERIES: dinámico pueblo que ha cambiado en parte las herramientas del campo por las de la industria, tan agrícola como industrial con fábricas de calzado, bisutería, muebles, ebanistría y comercios. Una visita obligada es su casco antiguo y la iglesia parroquial. En la costa, Cala Galdana y Cala Trebalúger al sur y el fabuloso Barranc d’Algendar. En la montaña de Santa Águeda las ruinas del castillo de la época árabe

CIUTADELLA: capital de la isla hasta la dominación británica y sede episcopal. Deben visitarse el Ayuntamiento (antiguo Real Alcázar), la Catedral (construida sobre una antigua mezquita), la iglesia y el antiguo convento dels “Socors”, la barroca iglesia del Roser y la plaza del Mercado. En el municipio de Ciutadella encontraremos paradisíacas calas en estado virgen, importantes yacimientos arqueológicos y poblados talayóticos

Volver arriba